Los Clásicos de Chela edición 1.

Clásico de Chela #1: La Moñita de Huevo con Queso Doble Crema 

Nada es más gratificante que esas comidas o sabores que te transportan en el tiempo o a un lugar. Esta peculiaridad la tienen los clásicos. Cuando Quesos Chela no se llenaba tanto, estamos hablando de hace 20 años atrás, las personas se tomaban su tiempo para comer los productos en la tienda y lo que muchos hacían, especialmente los surfistas, era poner la Moñita en el mostrador sobre la bolsa de papel chocolate, le pedían al que atendía que le pasara un cuchillo para cortar el pan y el Queso Doble Crema y colocaban el queso dentro del pan.

Creo que no puede haber cosa más sencilla que esto. Es más, creería que la Moñita junto con el Queso Doble Crema son los precursores del minimalismo. A pesar de ser tan simple en su naturaleza esta combinación es espectacular. 

Díganme si recordar no es vivir.

Nunca debemos olvidar de donde venimos, pero siempre debemos mirar hacia delante. Jamás olvidemos a los clásicos porque ellos nos relatan historias, sin embargo podemos inventar y reinventar mil y una formas de disfrutar las cosas. En lo personal, disfruto mucho comer La Moñita como un derretido. Así era como me lo preparaba mamá cuando iba a la escuela, pero le quise dar un “twist” más moderno y divertido con Queso Mozzarella con Canjún y la verdad que es una delicia.

Para preparar este derretido usamos el Queso Mozzarella con Canjún de Quesos Chela, lo colocamos dentro del pan y metemos el emparedado abierto dentro del horno. El tiempo ideal para este derretido “criminal” es de 5 a 10 minutos en el horno aproximadamente a unos 180°-200° Celsius.

Clásico de Chela #2: Rosquitas con Queso Labne con Zathar

Ésta es una de mis combinaciones favoritas y esto se debe principalmente al Queso Labne con Zathar. No sabes qué es zathar. ¿cierto? Yo tampoco lo sabía, solo me lo comía. Es una cosa rara; es una mezcolanza de especies (tomillo, oregano, sumac, mejorana y semillas de ajonjolí) que cuando las pruebas por separado no tienen nada que ver con el zathar. Las dos cosas que le puedo asegurar es que:

  1. Combina con TODO.
  2. A dos metros de distancia no lo distingues de una bolsa de mariguana

En otro segmento de clásicos les diré con que otros productos puedes disfrutar con el Queso Labne con Zathar, pero lo que si les puedo decir es que las rosquitas con este queso son una adicción.

Esta receta es fácil de disfrutar, ya que todo lo que se necesita es utilizar las rosquitas o snack de preferencia y listo, a disfrutar el Queso Labne con Zahtar como dip. 

Clásico de Chela #3: Quequi con Vino Dulce.

Definitivamente el Quequi de Quesos Chela es diferente al resto de los quequis que uno ve en la calle. De repente no es tan conocido como otros productos, pero la verdad es que siempre ha sido parte de Quesos Chela. El Quequi de nosotros es más suave y húmedo en comparación a otros que he probado. Uno tiene que tener cuidado con este producto, porque donde te descuides, terminas tocando el fondo del paquete. 

Le di a probar a un amigo italiano y casi se vuelve loco. Ya se podrán imaginar como se pone un italiano cuando se emociona y empieza a hacer sus gestos con la cara y las manos. Me decía con la voz algo alzada que el quequi estaba buenísimo y que le recordó a un producto que se come en Italia llamado ciambelle. El ciambelle normalmente se come mojándolo en vino dulce y me dijo que hiciera lo mismo con el quequi. Hice el experimento y cuando lo probé jamás imaginé que fuera tan bueno. De verdad lo es. Lo gracioso en esta historia es que cuando fui a investigar que era un ciambelle, éste no se parece en nada a un quequi. Estos italianos…